¿Debe uno escuchar a su entorno para buscar el amor?

Buscar el amor es a veces un trabajo a largo plazo. Y a la gente que te rodea le gusta a menudo involucrarse y aconsejarte, compartir sus opiniones sobre tus potenciales parejas.

¿Pero tenemos que confiar en ellos?

Tu circulo de amigos nunca pierde la oportunidad de preguntarte si has tenido una cita interesante y a menudo quiere saber hasta el último detalle.

Consejos del entorno para buscar el amor

Amigos aconsejandote para buscar el amor

Hay que saber separar el trigo de la paja.

El consejo equivocado para buscar el amor

Todos lo hemos experimentado, la insistencia de tu entorno, su curiosidad, siempre partiendo de buenas intenciones, puede ser un poco cansado y no siempre tienes ganas de contestar. El simple hecho de decir: “Sí, he conocido a alguien, pero nada serio”, es posible que atraiga muchas preguntas como “¿Quién?”, “¿Cómo?”, “¿De dónde es?…

Contestar un simple “No quiero hablar de ello”, de forma educada pero firme, suele ser suficiente para hacerles entender que sería bueno optar por cambiar de tema. Lo mejor es lanzarlo tú mismo como “Háblame de ti. ¿Cómo te va últimamente? Suele ser más eficaz

Pero si decides abordar el tema, asegúrate de filtrar las opiniones y consejos que seguramente surgirán en una u otra etapa de la reunión. En primer lugar, no escuches nada sobre el físico de la persona: tus gustos son los tuyos. De hecho, si la apariencia de tu pareja no es el tipo de tu entorno, simplemente deben señalar que no es su tipo. Sin más. ¡Es una cuestión de cortesía!

Cuando estás soltero, desafortunadamente a menudo olvidas que el objetivo no es tanto seducir cómo encontrar a la persona que te amará tal y como eres. Por supuesto, se supone que prestarás un mínimo de atención a tu apariencia antes de una cita, pero aparte de eso, debes seguir tus instintos o tus deseos.

El entorno familiar

Un poco más complejo de manejar, pero tan común como el anterior: el círculo familiar también suele tener algo que decir a la hora de buscar el amor. Eso puede ser bueno o malo.

Los padres

Desde la adolescencia, sabemos que sienten curiosidad por saber si hemos conocido el amor, si sacan el tema o no… Pero si ciertos prejuicios pudieron evitar que interfirieran demasiado en nuestra vida amorosa cuando éramos más jóvenes, generalmente se toman más y más libertad a medida que envejecemos.

Sinceramente, los padres no son buenos consejeros para gestionar nuestra vida amorosa. Incluso cuando nos llevamos bien con ellos, incluso cuando nos entienden y es fácil dialogar con ellos. El problema es el hecho de que a lo largo de la vida se crean siempre con ellos un gran número de palabras no dichas. Una conversación inocente nunca es completamente inocente especialmente cuando toca el tema de la intimidad.  Y a tus padres no puedes contarles todo a diferencia de los verdaderos amigos. Por lo tanto, no tienen todas las claves para ser incluso buenos consejeros. También está el tema generacional, que no debe ser pasado por alto. Especialmente en nuestros días, que pasan tan rápido. Estilos de vida, expectativas, dificultades, relaciones, familias: todo ha cambiado y aunque estén al día es posible que las cosas se les escapen y les impidan incluso con gran comprensión, ayudarte en este camino. Así que mantenlos informados de la evolución de tu vida si así lo desean pero no esperes de ellos la solución que puedas necesitar.

Niños

¡Más delicada es la cuestión de los niños! Cualquiera que sea su edad, tus hijos son por definición más inocentes que tú.  Tanto para el equilibrio de ellos como para el tuyo y el de tu futuro cónyuge, es mejor mantener una gran discreción en estos temas. No hablo tanto de discutir tu vida amorosa con ellos como del impacto que tiene en ti lo que ellos pueden decir, más o menos inocentemente. Sobre todo porque, como sabemos, los niños lo ven todo, y a menudo apuntan bien cuando sacan el tema sin dejar que nada se les escape de las manos. Aquí también los niños no son buenos consejeros. Aunque puede ser importante saber por ejemplo si les gusta esta o aquella persona etc… Pero están lejos de tener todos los datos en su cabeza y sobre todo juzgan un poco demasiado rápido. Si los odian, eso es algo que hay que considerar obviamente. Pero ocurre con poca frecuencia. Tus hijos siempre querrán tenerte para ellos mismos y rara vez ven a alguien que pueda igualar a su otro padre o madre. Su opinión sobre esa persona o tu relación con ella solo puede ser parcial y sesgada. Escúchalos, pero no olvides nunca poner las cosas en perspectiva y si de repente sus palabras te chocan, te disgustan o parecen cruzar una barrera que no hay que cruzar, corta la conversación.

En conclusión: ¿Debe uno escuchar a su entorno para buscar el amor?

En general siempre es bueno escuchar lo que tienen que decir las personas que uno ama y que te aman. Pero lo importante es mantener en tu cabeza una barrera que sólo deje entrar lo que te servirá a ti. Esto también se aplica a los amigos y a la familia porque aunque sean bien intencionados dirán tonterías. No prestarán atención a ciertos detalles que son más importantes para ti de lo pueden imaginar. Así que recuerda que escuchar es importante pero que escuchar no es la clave y que nadie te conocerá nunca mejor de lo que te conoces a ti mismo.Tu decides a la hora de buscar el amor.