Dia Internacional del abrazo 

En el Día Internacional del Abrazo te contamos los 6 beneficios científicos que aportan los abrazos. Descubre el poder de los abrazos. Sin duda alguna, abrazarnos nos hace sentir bien. No existe nada más reconfortante que sentirnos protegidos y queridos.

El poder del abrazo: ¿Sabías que un abrazo es bueno para la salud? 

Nos produce beneficios tanto emocionales como fisiológicos. Los abrazos nos hacen sentir bien, nos reconfortan, nos sentimos protegidos y queridos.

  • Beneficio 1: Remedio contra el estrés y la ansiedad

La abrazos aumentan la producción de serotonina y a su vez reducen también el nivel de cortisol, la hormona del estrés. Esto nos provoca una reducción en los sentimientos de enfado, estrés, ansiedad y angustia.  Produce en nosotros un efecto relajante.

  • Beneficio 2: Reduce la presión arterial

El abrazo libera endorfinas generando una sensación de bienestar que reduce la presión arterial. La oxitocina también relaja nuestros músculos al abrazarnos.

  • Beneficio 3: Fortalece tu sistema inmunológico

Aumenta el nivel de oxitocina que fortalece el sistema inmunológico, mejora nuestras defensas y favorece la producción de glóbulos blancos.

  • Beneficio 4: Mejora el sistema cardiovascular

Beneficia la salud del corazón

  • Beneficio 5: Mejora el estado de ánimo

Los abrazos estimulan la serotonina lo que nos da tranquilidad, motivación y nos hace sentir felices

  • Beneficio 6: Fortalece la autoestima

Los abrazos nos ayudan a querernos y a generar confianza en nosotros mismos

Según varios investigadores, el mejor abrazo es el que dura como mínimo 20 segundos.

¿Crees que estás cumpliendo estos parámetros?

Sinceramente, creo que nuestros abrazos son bastante más cortos.

Moraleja: No tan solo debemos aumentar la cantidad de abrazos que damos o regalamos sino su calidad. Hagamoslos más largos e intensos para beneficio de ambos.

¡Feliz Día Internacional del Abrazo!

«Dice la tradición que cada vez que abrazamos de verdad a alguien, ganamos un día de vida.»- Paulo Coelho.

¡Jamás niegues un abrazo!