El año comienza en septiembre, no en enero

Para mí el año comienza en septiembre y no el dia 1 de enero, tal y como nos marca el calendario. Te explico porqué.

Si hiciéramos una breve encuesta a la gente acerca de qué les sugiere la palabra “septiembre”, posiblemente sería alguna de estas alternativas:

  • Vuelta al trabajo, después de las merecidas vacaciones.
  • Comienzo del nuevo curso escolar.
  • Exámenes o pruebas que superar, en ocasiones con mucha trascendencia.
  • Reencuentro con personas queridas.
  • Inicio de nuevos proyectos profesionales.

¿Te identificas en alguna o varias de ellas? Posiblemente, sí. El mes de septiembre es un mes especial, pues se compone de días de estrenos, de nuevas amistades, de grandes ilusiones, o de vuelta a la rutina en el peor de los casos…por desgracia, en muchos más casos de los deseables.

Si reflexionas sobre ello, todas y cada una de las circunstancias enumeradas tienen gran trascendencia para tu vida, siendo precisamente a principios de septiembre cuando comienza un “nuevo ciclo”.

El año comienza en septiembre

Fuente: www.pixabay.com

Muchos propósitos en la cabeza, pocos objetivos a cumplir

En estas fechas, es muy común que se nos llene la cabeza de mil ideas. Posiblemente puedes haber pensado alguna de estas:

“Estoy harto de mi pareja, y de este mes no pasa que lo dejemos”

“Después del verano, me apunto al gimnasio”

«A partir de septiembre me pongo con el inglés a tope»

“A la vuelta de las vacaciones hablo con mi jefe y me planto”

“Estoy por fin decidido a empezar ese Máster que siempre quise hacer”

Pero ante esta vorágine de propósitos, debemos pararnos y pensar con calma. Tómate tu tiempo, y actúa de forma ordenada:

  1. Separa el grano de la paja. Nos planteamos muchas metas que en muchos casos no pasan de ser lo que yo llamo “ocurrencias”. Me refiero a esos pensamientos de los que al cabo de un par de semanas nos olvidamos, quedando totalmente en el olvido. Debemos estar plenamente convencidos de la necesidad de lograr los objetivos seleccionados.
  2. Selecciona bien tus objetivos, con un máximo de 3. De nada sirve considerar una cesta de 8 o 10 objetivos, dado que al final nos dispersamos y no cumplimos ni uno solo de ellos. Sería como intentar escuchar 10 canciones a la vez…..¡¡¡no consigues disfrutar ni entender ni una sola de ellas!!!

Siguiendo esos  2 pasos, conseguirás acometer acciones que pueden ser decisivas para tu futuro.

El año comienza en septiembre, porque es un momento estupendo para tomar las riendas de tu vida con un nuevo enfoque, para dar un primer paso de cara a conseguir poner en marcha un nuevo negocio o para iniciar una nueva relación. También lo es para poner fin a alguna circunstancia de tu vida que sabes perfectamente que no funciona porque realmente no te hace feliz….y esto es positivo para ti.

Durante los primeros dias de este mes, oímos constantemente el slogan comercial de “la vuelta al cole”, que yo cambiaría por el de “la vuelta a la ilusión”.

Ánimo y feliz ciclo nuevo!!!!!

logotipo Sigue tu norte