5 fases del proceso de las citas

En muchas de las entrevistas que mantengo en la agencia con los clientes que acuden a pedirnos ayuda se repiten los mismos comentarios cuando hablamos de sus relaciones anteriores. Muchas mujeres me comentan: “¿No puedo entender cómo no funcionó la relación?” Parecen sorprendidas de su fracaso. No encuentran la explicación. Para la mayoría de las mujeres, los hombres son aún un verdadero misterio. Por las preguntas que hacen demuestran un gran desconocimiento de los hombres y de las fases de las citas.

En muchas ocasiones las mujeres preguntan:

¿Cómo puedo atraer al hombre adecuado?

¿Por qué hablan tanto los hombres sobre ellos mismos?

¿Por qué no devuelven las llamadas telefónicas?

¿Por qué no se comprometen?

¿Por qué acabo siempre liándome con el mismo tipo de hombre?

Por lo contrario los hombres plantean cuestiones muy diferentes. Ellos se centran más bien en tener éxito en sus relaciones pero demuestran el mismo tipo de desconocimiento del sexo opuesto.

las fases de las citas

Supera las fases de las citas

Los hombres preguntan sobre todo:

¿Cómo sé qué es lo que quiere una mujer?

¿Por qué las mujeres hacen las cosas de forma tan indirecta?

¿Por qué discuten por las cosas más pequeñas e insignificantes?

¿Por qué las mujeres no dicen exactamente lo que quieren?

¿Por qué las mujeres quieren siempre hablar de la relación?

Entender al sexo opuesto nos hace ser libres para tomar decisiones y elegir lo que queremos para que la relación funcione. Esto nos ayudará también a atravesar las 5 fases del proceso de las citas que son la atracción, la incertidumbre, la exclusividad, la intimidad y el compromiso.

Vamos a ver en qué consiste cada una y cuales son los desafíos que tendremos que superar para pasar a la siguiente fase.

Primera fase: La atracción

El desafío de esta fase es asegurarte de que encontrarás la ocasión de expresar esa atracción y de conocer a esa persona. Conociendo el modo en que afrontan los hombres y las mujeres las citas serás capaz de dar el primer paso.

La alquimia para crear una relación amorosa es un difícil equilibrio entre dar y recibir. En esta fase lo que tiende a mantener la atracción es la anticipación de que podemos conseguir lo que necesitamos o queremos. Cuando un hombre se interesa por una mujer él la trata como le gustaría que lo tratasen a él. Pero no es eso lo que una mujer apreciará. Mientras trata de impresionarle lo que hace es desanimarla.

Esto me recuerda la cita de Julián con Pilar. Se fueron a comer en un restaurante en su primera cita. Julián fue casi el único en hablar a lo largo de toda la comida. Parecía un profesor dando clase. Pilar le miraba a los ojos, escuchaba con educación y asentía con una sonrisa. Cuando intentaba decir algo, Julián enseguida comenzaba de nuevo con su clase magistral. A Julián le encantaba escucharse pero Pilar se sentía profundamente aburrida. La cita fue un total fracaso porque Julián no entendió que tenía que haberle hecho más preguntas a Pilar para animarla.

Si además Pilar hubiese tenido más conocimiento del comportamiento de los hombres se hubiese decidido a interrumpirlo y a hablar más.

Julián no se dio cuenta de que una mujer se sentirá más apoyada e impresionada cuando él escucha con interés que cuando se limita a hablar de él o a dar consejos.

Segunda fase: la incertidumbre

En esta fase experimentamos un cambio. Pasamos de sentirnos atraídos a sentir la incertidumbre de si nuestra pareja es la adecuada para nosotros. Lo principal es reconocer que esta incertidumbre es normal y no debes dejarte arrastrar por ella. Sin una comprensión de esta fase es fácil para un hombre cambiar constantemente de pareja y para una mujer cometer el error de perseguirle.

Tercera fase: la exclusividad

Sentimos la necesidad de vernos exclusivamente con una persona. Queremos tener la oportunidad de dar y recibir amor sin tener que competir con nadie.

Queremos relajarnos y estar más tiempo con nuestra pareja. Todos los esfuerzos van dirigidos en crear una relación romántica y cariñosa. El desafío de esta fase consiste en que nos relajemos tanto que acabemos dejando de tener los pequeños detalles que consiguen que nuestra pareja se sienta especial.

Cuarta fase: la intimidad

Experimentamos la intimidad real. Queremos vivir lo mejor de nosotros mismos y de nuestra pareja. El desafío es tratar con nuestras facetas menos favorables con nuestro lado vulnerable. Sin un conocimiento de cómo actúa el sexo opuesto en la intimidad es fácil llegar a la conclusión equivocada de que somos demasiado diferentes como para continuar la relación.

Quinta fase: el compromiso

En esta fase es la época de vivir felizmente nuestra relación, con tranquilidad y con cariño. Es una época de gran excitación y grandes promesas. Muchas parejas cometen el error de ir muy deprisa al matrimonio. Este tiempo es vital para resolver desacuerdos y contrariedades para ir a vivir juntos…

El camino más rápido para encontrar a una pareja especial es crear experiencias positivas a partir de las citas. La comprensión de nuestras diferencias convierte las citas en algo más sencillo. Cuando estamos preparados para lo que puede suceder nada nos pilla desprevenidos ni dudamos de nosotros. Aprender de los errores ayuda a prevenir la repetición de patrones de conducta negativos.

En los siguientes post iremos analizando las fases de las citas con el comportamiento tanto de los hombres como de las mujeres para que entiendas mejor al sexo opuesto. Te ayudará a ir pasando estas 5 fases con tu pareja y a determinar si es la persona adecuada para ti.