Ser más inteligente va más allá de tu cociente intelectual

La pregunta que debemos plantearnos, dada su importancia, es la siguiente: ¿se puede aprender a ser más inteligente?

Desde mi punto de vista, sí es posible. Pero lo primero es tener claro qué entendemos cuando decimos que alguien “es inteligente”. El concepto de inteligencia es mucho más extenso que el cociente intelectual que tiene cada persona.

El concepto de inteligencia es muy amplio

Fuente:www.pixabay.com

Con este ejemplo lo verás más claro.

Imagínate a una persona con un alto cociente intelectual, a la que todo el mundo considera como muy inteligente. Pero día tras día ves cómo esa persona toma decisiones erróneas en su vida, dudando continuamente sobre el rumbo a seguir, dando palos de ciego en cada decisión importante que debe tomar.

Por el contrario, otra persona con menos capacidad intelectual, supuestamente “menos inteligente”, seguramente sea digna de elogio por llevar una vida ordenada y feliz. Al fin y al cabo, el éxito en la vida es fruto de las decisiones que tomemos a lo largo de la misma.

Ahora te lanzo esta pregunta: ¿cuál de las dos personas crees que es realmente más inteligente?

Hábitos para ser más inteligente

La inteligencia no es algo estático, sino que la puedes modular a lo largo de tu vida. Te propongo una serie de hábitos para incrementar tu inteligencia a la hora de ser más exitoso en tu vida.

Aprende nuevas habilidades

Imagínate que quieres aprender una nueva habilidad, por ejemplo, tocar la guitarra. Supongamos para ello necesitas 1.000 horas de práctica y que todo el conocimiento adquirido lo dividimos en dos grupos: la primera mitad implica pasar de no ser capaz de tocar una sola nota a poder tocar la guitarra de forma mediocre; la segunda mitad, representa llegar a ser un experto tocando la guitarra.

Lo curioso es que puedes lograr llegar a obtener el grado de “mediocre” en 100 horas de práctica, mientras que para llegar a ser un “experto” tendrás que dedicar las 900 horas restantes.

El mensaje es importantísimo: puedes adquirir muchas más habilidades de las que te crees capaz. Obviamente, es aplicable siempre y cuando no persigas ser el nº1 desarrollando la nueva habilidad que aprendas…y por suerte para todos nosotros, en el 99% de los casos no es necesario.

Gestiona bien tus preocupaciones

Hay ciertas personas que son admirables por su capacidad para gestionar bien los contratiempos. Mientras el resto nos preocupamos a menudo por nimiedades, tienen algo especial que les hace parecer inmutables ante la adversidad.

La idea clave a recordar sería: preocúpate solamente de aquello que puedes y, además, quieres cambiar. Al resto de angustias, no le dediques ni un solo minuto.

Relaciónate de forma saludable

Relacionarse con los demás es algo fundamental para lograr ser más inteligente y, por consiguiente, ser más feliz. Hay que adquirir nuevos contactos, conocer gente, salir, hay que exponerse y darse a conocer.

Las relaciones humanas son un pilar fundamental en la vida de una persona de éxito, porque hay una regla no escrita: todos aprendemos de todos.

Adquiere todo el conocimiento que puedas

Al menos a mí, me encanta conocer a personas que tienen amplios conocimientos de diferentes temas. La curiosidad y el conocimiento van íntimamente ligados, puesto que sin la primera es poco habitual que surja el hábito de aprender cosas nuevas. Me maravilla aprender algo por el mero hecho de saber una materia más.

Nunca dudes en invertir en tu propia formación, porque es el dinero mejor gastado. El conocimiento es un bien intangible, pero siempre formará parte de ti.

Los 4 hábitos descritos son sencillos, pero estoy convencido de que pueden ayudarte a incrementar tu éxito personal. ¡¡¡Manos a la obra!!!

logotipo Sigue tu norte